Web
Analytics

12 momentos impagables en los que la vida puso a prueba nuestra fé en el ser humano

En muchas ocasiones, más de las deseables, la vida nos pone a prueba, a veces son pruebas muy sencillas que acaban en una simple anécdota, otras sin embargo pueden hacer que nuestro destino cambie de rumbo, hoy os traemos 12 ocasiones en las que la vida puso a prueba a usuarios que finalmente lo compartieron en la página ‘asco de vida’, esperamos que os gusten:

Ayer, iba en el metro cuando sentí algo moviéndose en mi bolsillo, metí mi mano y me llevé la sorpresa de encontrar otra mano con mi móvil. El ladrón me miró a los ojos y me dijo: “hasta robar se ha vuelto difícil”. Acto seguido se bajó en la siguiente parada.

Hace unos años, que estoy viviendo con mi novia y ella no tiene familia, solo a mí. Mis padres se han puesto como locos al saber que no voy a ir en Navidad porque no quiero que ella se quede trabajando y sola en casa. Mi madre me ha dicho literalmente “o ella o yo, si la eliges a ella recuerda que esa fulana no te dio a luz”.

Hace unos meses, estaba yo con mi novia besándonos en la plaza del pueblo, cuando se acerca una abuela que no conocíamos y me dice a mí con tono recriminativo y de muy mal humor: “¿Es tu hija? ¿Sabes que lo que estás haciendo es ilegal? ¿Cuántos años tienes?”. Al final nos tuvimos que largar porque no dejaba de mirarnos mal. Yo y mi novia tenemos 20 años, y ella es 7 meses mayor que yo.

La semana pasada, iba caminado por la calle con mi novio, hablando con él. En un momento dado, me di cuenta de que estaba hablando sola, miré hacia atrás y me lo encuentro tirado en el suelo junto a una farola con la mano en la frente: “Se había distraído mirándome el culo y se había comido la farola”.

Hace tiempo, que mi hija quiere un juguete muy caro y le hemos dicho que tiene que ganárselo y portarse bien para que se lo compremos. Mi suegra se presentó con él la semana pasada. Le eché en cara que se lo trajera. Respondió que se lo dio para que la quisiera más que a mí.

Ayer, hice una entrevista de trabajo y parecía ir bien, la entrevistadora me dijo que le gustaba para el puesto y era bastante probable que me escogieran. Pues bien, antes de irme pregunté cuál era el sueldo, a lo que ella respondió “Eso ya te lo dirán cuando firmes”. Al responder que debía saberlo antes de firmar me dijo “Bueno, igual no eres tan adecuada para el trabajo”. Me han descartado.

La semana pasada, me enteré que toda la familia de mi novio piensa que él es gay y que está conmigo para disimular. Incluso su madre me llegó a decir que le doy pena porque nota que yo sí que le quiero. Hoy, tras muchos días pensando en ello, le he preguntado a él directamente. Al parecer, su familia piensa eso porque una vez con siete años se puso a jugar con las muñecas de su hermana.

Hace unos años, en la hora de salida del trabajo, comenzó a llover muy fuerte. Como mi “amiga” tenía paraguas e iba en coche, le pedí el favor de que me prestara el paraguas y al día siguiente se lo devolvía. Me dijo que no porque “no quería que se le mojara”. Caminé seis manzanas hasta la parada de camiones. Me dio amigdalitis y me descontaron los días que falté a trabajar.

Hace tiempo, y desde que tengo uso de razón, desconozco la identidad de mi padre. Desde hace meses mi madre enfermó de cáncer y decidió sincerarse. Me contó que de adolescente se lió con un vecino de su edad y él pasó de ella cuando supo del embarazo. Nunca le había contado a nadie su identidad. Actualmente es un tipo bastante famoso que sale casi a diario en televisión. Y sí, somos clavados.

Hoy, ha llegado el satisfyer que pedí por Amazon que se supone que tenía que llegar el viernes. Ha llegado hoy y lo ha recogido mi madre y lo ha abierto. Adivinad quién no va a mirar a la cara a su madre nunca más.

Hace tiempo, fui adoptada por una pareja heterosexual que pensaba que no podía tener hijos. Tres años después de adoptarme, mi madre se quedó embarazada. Se nota bastante que soy la hija adoptada.

Ayer, mi novio y yo estábamos hablando de lo mucho que nos gustaría vivir juntos, cosa absurdamente prematura para nosotros (no llevamos ni 6 meses y aún no tenemos ni 20 años), así que cambiamos de tema. Al rato estábamos discutiendo los nombres y el total de hijos que íbamos a tener.