Web
Analytics

17 padres y madres cuyas acciones revelaron su valor con el paso de los años

Cualquiera de vosotros que sea padre o tenga algún amigo que lo ha sido, sabrá que tu vida cambia y es diferente en algunas cosas. Más o menos agitada, lo que está claro que la vida de unos padres nunca va a ser aburrida. Por suerte, algunos padres saben cómo encontrar formas de salir airosos ante cualquier  situación, por lo que los niños piensan que el chocolate en un huevo Kinder es para adultos, y que las pilas de una linterna nunca se agotan.

Aquí tenéis historias de madres y padres que os van a hacer reír, por su ingenio y agudeza…

1.

2.

17 Acciones de padres y madres cuyo valor solo se reveló con el paso de los años

3.

4.

  • Estaba aspirando la casa y aspiré sin querer una pegatina de mi hijo. Él gritó que era SU PEGATINA. Yo reaccioné diciéndole que si era suya había que cuidarla y no tenerla en el suelo. El niño estaba llorando sin parar. me disculpé por haberla aspirado, pero le hice entender que si era tan importante debería haberla tenido en un sitio más seguro.. Le ofrecí una docena de otras pegatinas, pero no, él solo quería esa. Se quedó dormido llorando. Por la noche abrí la aspiradore, saqué la pegatina y la limpié.Al dái siguiente se al di y no podía imaginar su cara de felicidad y la de besos que me dió por haber recuperado su preciada pegatina. Jugó con ella y la tiramos un mes después, ya con su permiso. A algunos les puede parecer una tontería, pero la confianza de un niño se basa precisamente en tonterías así. © DiabloHell / Pikabu

5.

6.

  • Mi mujer y yo hemos empezado una nueva rutina llamada el “saco del sábado”. La regla es así: antes de acostarse, los niños guardan sus juguetes. Todo lo que no se guarda se pone en este saco y permanece allí durante al menos una semana. Si el juguete vuelve al saco por segunda vez, se guarda durante un mes, ya que su valor a los ojos del niño, por lo visto, es bajo. Llevamos varios meses practicándolo y está dando resultado. © godwarz / Pikabu

    7.

    8.

    9.

    • Mi hijo ya es un adolescente y pronto cumplirá trece años. Decidimos limpiar la terraza y de paso enseñarle a cómo ganar dinero de manera legal. . Instalé una aplicación con un tablón de anuncios en su teléfono y le expliqué cómo usarlo. Acordamos que se quedaría con todo el dinero que ganara y que e´l se encargaría de administrarlo. . En los meses siguientes, se vendieron bicicleta,, teléfonos móviles viejos,  un scooter, una manta, etc. Con el dinero recaudado, mi hijo se compró un teléfono nuevo. Como resultado, aprendió a hablar con extraños, a explicar algunos detalles sobre las cosas vendidas; Le hice ver que el dinero que ganó con su esfuerzo era suyo y él mismo decide cómo gastarlo; desarrolló la fuerza de voluntad para ahorrar, en vez de gastarlo nada más recibirlo, y bueno, de paso mi terraza quedó libre de objetos que no usábamos. . © nkeladib / Pikabu

    10.

    11.

    • Estaba construyendo una casa y un día no tuve tiempo de poder asearme y llegué a mi casa con la ropa de trabajo., Una chaqueta vieja, botas de trabajo sucias, pelo desaliñado…. Caminaba así a lo largo de un paso subterráneo, y desde el otro lado venía hacia mí una madre elegante con un niño igual de elegante. El niño, por algún motivo estaba molesto e indignado con su madre, . En ese momento, su madre me vio, se inclinó hacia su hijo y dijo:
      —Mira al señor…
      Yo me hice el loco y seguí andando. No era momento de hablarle de mi título universitario ni de mis diplomas…
      Y la madre continuó:
      —Si comes bien, serás tan grande y fuerte como el señor.
      Pasaron y yo seguí  mi camino, sonriendo como un niño al que le compraron un enorme cubo de helado. y con la lección aprendida. No siempre ocurre lo que esperas, ni para bien, ni para mal… © Snakecatcher / Pikabu

    12.

    13.

    • Una historia de mi niñez: tenía un coche a pedales, parecido al de la foto. No era nuestro, nos lo prestaron unos familiares que ya no lo necesitaban porque su hijo creció. Cuando yo tenía unos 3 o 4 años, nuestros familiares tuvieron otro hijo y pidieron que les devolviéramos el coche. ¿Cómo quitarme mi juguete favorito? Mi padre aprovechó la oportunidad, ya que estaba a punto de cambiar de coche, y me dijo: ¿Sabes que tu pequeño coche se puede cambiar por uno de verdad? Naturalmente, acepté con mucho gusto. Como resultado, me quitaron el automóvil y, después de un tiempo, nuestra familia tenía un automóvil real que era “casi mío”. Estoy muy contento de que mis padres hayan podido encontrar una salida de esa situación, estoy orgulloso de su ingenio. © 93dread93 / Pikabu

    14.

    15.

    16.

    17.

    • La hija de 14 años de un amigo le pidió dinero a sus padres para un tatuaje Había decidido tatuarse en la cara. Mientras la madre se tomaba un cóctel de tranquilizantes, el padre y su hija discutían sobre el tema. Al día siguiente fueron al tatuador  y mi amigo afirmó que el padre ¡pagó al tatuador el doble!  “Pero primero lo haces sin pintura, y después…”. Cuando hablaron con el tatuador, mi amigo le susurró en voz baja que la pinchara de modo que doliera lo máximo posible. El tatuador empezó a pinchar fuerte y la chica comenzó a gritar porque le dolía mucho.Volvieron a casa esa noche y todos estaban felices. Los padres, porque su hija no había su cara, y la hija porque no había empezado a tatuarse con pintura, de lo contrario habría tenido que soportar un dolor terrible. Creo que el padre se comportó correctamente y logró así preservar una buena relación con su hija. Si lo hubiera querido hacer por las malas probablemente la hija se habría tatuado… . © volchek1024 / Pikabu

    El padre no era capaz de dar de comer a su bebé y cuando la madre regresó a casa se encontró con esta escena

     

    Ver esta publicación en Instagram

     

    Una publicación compartida de KrysandKareem (@krysandkareem)

    La voz de una madre