Web
Analytics

18 mensajes ocultos que harán que a partir de ahora miremos las cosas dos veces

En ocasiones, al compras un producto esperamos encontrar instrucciones de uso, información nutricional, indicaciones de lavado, etcétera. Pero ocurre que a veces descubrimos cosas completamente inesperadas. Incluso mensajes ocultos que pueden considerarse cuanto menos curiosos…

“En el forro de mis nuevos jeans”

“Buen día, compañero”.

“Instrucciones para hacer un avión de papel dentro de un sobre”

“Mi bolsa de barritas energéticas me llama”

“Me da la impresión de que tienes cosas mejores que hacer”.

“Encontrado en el fondo de un bote de crayones”

“Te reto a comer uno”.

“Una predicción bastante precisa de mi mezcla de panqueques de esta mañana”

“Veo panqueques en tu futuro”.

“Mi limpiador de superficies está coqueteando conmigo”

“¿Cuál es tu signo, preciosa?”.

“Esta etiqueta de vestido no le teme al compromiso”

“Quita esta etiqueta y no podrás regresarme. Seré tuyo para siempre”.

“Claramente”

“Claramente, estas palomitas de maíz se ampliaron para mostrar la textura”.

“¡El código de barras de mis noodles es de noodles!”

“Encontré esto en la base de una caja cuando estaba haciendo un diorama para la escuela. ¡Pensé que les gustaría a todos!”

“Quiero ser una caja de pizza. Recíclame”.

“Después de usar este par de gafas de sol durante casi un mes, me di cuenta de este mensaje”

“¡Es bueno ser importante, pero es más importante ser bueno!”.

“Ubicado en el fondo de una bolsa de FruChocs”

“Es tan deliciosamente inesperado verte aquí”.

“¿Por qué mis monedas de diez centavos coquetean conmigo?”

“Oye, qué bien te ves.
Amo tu corte de pelo”.

“En la parte de abajo de mi bolsa de café”

“Debes de estar cansado. Por el otro lado, amigo”.

“Encontrado en mis jeans”

“Mírame…

Yo soy el alfa ahora”.

“La parte interna del cuello del nuevo uniforme médico de mi esposa”

“Solo salvando vidas. No es gran cosa”.

“Una etiqueta dentro de mi equipaje”

“¡Las líneas de bronceado se desvanecen, pero las memorias duran para siempre!

¡Revelación!”.

“El código de barras de esta bolsa de palomitas de maíz”

Y tú, ¿alguna vez has encontrado un mensaje misterioso de este tipo?