Web
Analytics

18 personas a las que hicieron propuestas de matrimonio de la forma más inverosímil y las rechazaron

Hay personas que tienen como meta terminar casándose con alguien. Pero esto no es así para todo el mundo: hay personas que prefieren continuar caminando por su propio camino, conocer el mundo, o simplemente desarrollarse personal o profesionalmente.

Lógicamente, también están los que esperan casarse en algún punto, pero no tienen prisa por hacerlo. Lo que tienen en común nuestros protagonistas es que tuvieron que rechazar una o varias propuestas antes de llegar al altar, y dejaron anécdotas inesperadas, surrealistas, e incluso tiernas.

1.

2.

Me lo propusieron cuando tenía 18 años, solo lo conocía desde hacía unos 6 meses. Hizo muchas promesas que sabía que nunca podría cumplir, me dijo que me conseguiría un anillo, pero solo si le prometía no perderlo. Le di una respuesta evasiva y no lo volví a ver en 3 meses.

3.

Estaba saliendo con el hombre con el que finalmente terminé casada.
Otro chico, un amigo con el que nunca había salido, me pidió que fuera a vivir con él, que me casara con él y que comenzara una vida con él.
Fue tan incómodo. Solo dije “lo siento, hermano, estoy ocupada”.
Dejó de hablarme después de eso. Apesta perder a un amigo, pero ¿quién hace eso?

4.

Mi mejor amigo de la infancia me propuso matrimonio con un anillo de chicle cuando teníamos 8-9 años. Organizó una cena romántica de helado y rodajas de plátano. La única fruta que podía cortar con un cuchillo de mantequilla. Sus hermanas nos sirvieron un refresco y él usó una luz de flash en lugar de una vela porque no se nos permitía usar fuego. Se arrodilló y dijo que me amaba más que a los zapatos con lucecitas. Dije que no y nunca salimos, él sigue siendo mi mejor amigo y también es buen amigo de mi marido, a través de mí, por supuesto.

5.

Una amiga se fue una vez de viaje a África y alguien le ofreció cincuenta camellos a su familia anfitriona si aceptaba que ella se casara con él. Prometieron alimentarla bien y asegurarse de que no trabajara demasiado. Aparentemente, la única negativa cortés fue explicarles que sus padres se negaron a dejar que se casara fuera de su tribu/sin su consentimiento.
No cambió su vida en absoluto, pero fue una buena historia después.

6.

7.

Trabajé como asistente de enseñanza de prekínder durante un año. La directora estaba casada, así que la llamaban señora, mientras que yo no, así que me llamaban señorita. Finalmente, algunos de los niños notaron esta diferencia y empezaron a preguntar por qué la directora era señora y yo no. Les explicamos que ella estaba casada y que yo no tenía marido. Al escuchar eso, un niño dijo en voz alta: “¡Me casaré contigo! ¡Quiero ser tu esposo!”. Ese día recibí otras 3 propuestas de 3 niños diferentes de 4 años. Definitivamente no es una historia seria, pero sí una que siempre me hace sonreír.

8.

No es una propuesta típica, pero tuve un compañero de trabajo, con quien nunca salí y a quien no sabía que le atrajera, que me pidió que me casara con él. Dijo que estaba preparado para un trabajo en el que ganaría más de 100 mil dólares en menos de 5 años. Esto fue a finales de los 90, por lo que era un buen dinero para nuestra edad en ese entonces. Dijo que me compraría una casa y el coche del que estaba enamorada en ese momento (BMW Z3) y que además no tendría que trabajar. Dije no, gracias, y afortunadamente conseguí otro trabajo poco después que me puso en mi carrera actual, la cual no cambiaría por nada.

9.

Cuando mis padres estaban saliendo, mi papá le propuso matrimonio por primera vez a mi mamá y ella dijo que no. Le dijo que no estaba lista y pidió más tiempo. Después de unos meses, le preguntó de nuevo y ella le dio la misma respuesta, por lo que él le dijo que le avisara cuando estuviera lista. Más tarde, alrededor de diciembre de ese año, iban a tener una cita y él le preguntó qué quería hacer y ella dijo: “Podríamos ir a ver una película, comprar un árbol de Navidad o podrías pedirme que me case contigo”. Más de 40 años después, todavía están felizmente casados.

10.

Mi esposo me pidió por primera vez que me casara con él cuando estábamos saliendo en la escuela secundaria. Dije que no, pero estuvimos juntos hasta el final del último año y seguimos siendo amigos a partir de entonces. Luego me propuso matrimonio cuando estábamos en el último año de la universidad. Él acababa de terminar una relación y yo todavía estaba saliendo con otra persona. Dije que no, pero seguimos siendo amigos. Un año después comenzamos a salir de nuevo. Durante ese primer año en que volvimos a estar juntos, hablamos casualmente sobre el matrimonio, pero conmigo en la escuela y él trabajando en un empleo mal pagado, el momento no era el adecuado. La vida siguió. Permanecimos juntos. Encontró un trabajo mejor y yo estaba a punto de graduarme. Seguíamos juntos y seguíamos felices. Entonces, un día, cinco años después de volver a estar juntos, le pedí que se casara conmigo. Serán 12 años en julio.

11.

12.

A mi esposa durante más de 9 años, le propuso matrimonio un chico con el que ni siquiera había salido. Esto sucedió unos meses antes de que yo le propusiera matrimonio. Él era amigo de sus hermanos y le ofreció dinero (es rico) a cambio de casarse con ella o al menos de tener un hijo. Obviamente ella se negó y se conformó conmigo (¡jaja!). Ella está bastante feliz con su decisión, a pesar de que no somos ricos como él. Él sigue siendo amigo de su hermano y es un desastre absoluto.

13.

Tenía dieciocho años y solo llevaba con un chico de la misma edad unos dos meses. Estábamos sentados allí y dijo: “¿Cómo te sentirías si te trajera un anillo?”.
Pensé que era mejor ser honesta, así que le dije: “Creo que es demasiado pronto para eso, pero tal vez el año que viene sea bueno”.
Bueno, gran error. Sacó un maldito anillo.
“Oh. Lo tengo todo listo. Supongo que me lo guardaré para mí si no lo quieres”.
Las siguientes semanas fueron una serie enorme de: “Si no me amas y no quieres mi anillo…”.

14.

Mi mejor amigo me pidió que me casara con él mientras aún vivía con su ex. Pensé que era una broma y me reí, y él continuó preguntando hasta que su “ex” me llamó y me preguntó amablemente qué estaba pasando.
Perdí a un amigo muy cercano. Algo que apestaba porque estábamos muy unidos, pero ahora, en retrospectiva, me doy cuenta de que se lo tomó muy en serio. Siempre lo alejaba de mí y recibía llamadas telefónicas de él durante todo el día. Aun así, ¿qué tipo de hombre le pide a otra chica que se case con él mientras todavía vive con su ex? Creo que me escapé de un cobarde, sinceramente.

15.

16.

El propietario de la empresa en la que tuve mi primer empleo al salir de la universidad me propuso matrimonio después de 3 semanas de trabajo. Él era 30 años mayor que yo y sus hijos solo eran 5 años menores que yo. Me asusté y lo rechacé por completo. Pasó por las 5 etapas del dolor y ahora se ha situado firmemente en la ira. Ahora tengo mi propio negocio.
El 2020 fue muy malo románticamente, pero crecí profesionalmente.

17.

Estaba rompiendo con mi ahora ex y él no creía que mis razones tuvieran sentido. Dijo: “Si lo que quieres es compromiso, ¡vamos a casarnos ahora mismo!”. Instantáneamente supe que estaba tomando la decisión correcta. El matrimonio era lo que menos quería. Continué persiguiendo mis sueños. Era una persona maravillosa, pero tenía una racha de celos y también me estaba reteniendo.

18.

Empecé a salir con un chico que conocí casualmente en la escuela el verano anterior a mi último año de secundaria. Estaba un grado por delante de mí, pero había sido retenido en la escuela secundaria, por lo que era 2 años mayor que yo. Se fue al campo de entrenamiento unas semanas antes de que comenzaran las clases. Descubrí que estaba planeando comprarme un anillo de compromiso para Navidad y proponerme matrimonio delante de toda mi familia, menos de 6 meses después de haber empezado a salir. Fui lo suficientemente inteligente como para saber que era una mala idea por un millón de motivos. Lo llamé mientras estaba en la joyería mirando anillos y le dije que no era una buena idea, éramos demasiado jóvenes, apenas nos conocíamos y yo todavía estaba en la escuela secundaria. Se enojó, fue mezquino y poco después me engañó con su ex.

Y tú, ¿cuál ha sido la situación más rara en la que has tenido que rechazar una propuesta de matrimonio?