Web
Analytics

22 Personas contaron cómo se enteraron de la infidelidad de sus parejas

Según las estadísticas, un 20 % de los hombres y un 13 % de las mujeres, por lo menos una vez, han engañado a sus parejas, las 22 siguientes personas quieren contar en primera persona como se enteraron del engaño de sus parejas:

  • Encontré la libreta de mi mujer. En la primera página estaba escrito un plan de 10 puntos en el cual detalladamente decía qué haría para dejarme por otro hombre. Reduje su plan a un solo punto. © decorama
  • Ella sacó su teléfono para grabar un video para el cumpleaños de nuestro hijo y en la pantalla apareció un mensaje: “También te amo”. © toobs623
  • Me enteré de que mi esposo me engañaba cuando la bañera se tapó. Yo soy quien la limpia. Saqué del desagüe una bola de cabello pelirrojo. Yo soy rubia.
  • Teníamos la cuenta de Apple vinculada, y ambos teníamos la aplicación “Buscar mi iPhone”. Descubrí dónde pasaba en realidad todas esas noches que “trabajaba hasta tarde”. bldyjingojango

© Last Night / Tribeca Film
  • Un día me desperté y vi cómo ella estaba escribiendo unos emojis de corazón en mensajes de Facebook. En ese momento, teníamos 7 años de casados y 2 hijos. Era el día de mi cumpleaños. © unknown author
  • Mi amiga llegó a mi casa, cepillaba su cabello con mi cepillo. Recogí su cabello y por curiosidad lo puse encima de la camisa de mi esposo. Él confesó que me engañaba con esta amiga.
  • Mi coche olía a humo. Aunque mi mujer y yo no fumábamos. Le pregunté al respecto. Ella se puso pálida. En ese momento, todas las noches que pasó hasta tarde en el restaurante en el que ambos trabajaban tuvieron sentido. Ella lo leyó en mis ojos. Yo entendí todo por su mirada. © will-i-ambic
  • Mi exmujer me reprochó que yo hablaba demasiado por teléfono, ya que tenemos un plan telefónico en conjunto. Nunca he marcado a otro número excepto al suyo, el cual era gratis. Por lo tanto, vi su cuenta y encontré el número del hombre con quien me engañaba. © The-Shadowcatt

© Obsessed / Screen Gems
  • El “primo lejano” de la mujer de un amigo llegó a quedarse a su casa por un par de días. Lo recibieron muy bien, e incluso decidió quedarse por más tiempo. Pero mi amigo sospechaba que algo andaba mal. Resultó que el hombre no era el primo, sino el amante de su esposa. Vivió con ellos en su casa alrededor de un mes. Mi amigo echó a su esposa de la casa junto con su “primo”. © Sabay
  • Mi novia era estudiante de intercambio. Busqué su nombre en Google por curiosidad y encontré el blog de su novio, quien hablaba detalladamente sobre su relación romántica. Resultó que yo era el amante. © hardy_v1
  • Mi esposo y yo estábamos atorados en tráfico. Los vidrios del coche se empañaron. En el asiento trasero estaba mi bolso y me volví para cogerlo. Entonces, noté en los vidrios huellas de pies y manos. Así supe que mi marido me engañaba.
  • Conté las fotografías. Era el año 2000, cuando los teléfonos móviles todavía no tenían cámaras y las fotos tenían que revelarse en físico. Ella trajo a casa las fotos de sus vacaciones en Las Vegas con su “amiga del colegio”, pero unas faltaban. En aquellos tiempos, se vendían rollos para 12, 24 o 36 fotos. Vi las imágenes, pero la cantidad no era la correcta. De la película para 24 fotos, trajo a casa solo 18. Finalmente, encontré el resto… Su nuevo novio y ella se veían muy felices. © gogojack

  • Ella siempre eliminaba sus mensajes… Comencé a sospechar y le dije que en mi ordenador tenía un programa que recibía los mensajes de la red inalámbrica. Le pregunté directamente diciéndole que había leído todo en el ordenador y ella confesó. © crazygav
  • Noté que las personas que engañan se portan de forma agresiva hacia sus media naranjas y les echan la culpa de la infidelidad. El sentimiento de culpa revela. © unknown author
  • Mi esposo tiene una amante. Lo supe de forma muy sencilla. Él, regresando por las noches a casa, limpiaba el asiento del copiloto en su coche. Yo, viendo desde el balcón, no podía entender por qué limpiaba todas las noche el coche en el estacionamiento cerca de la casa. Comencé a notar en mi asiento muchos pelos rubios. Yo también soy rubia y tuve miedo de que mi cabello se estuviera cayendo tanto. Después de un par de semanas, me enteré de que no era mi cabello.
  • La clave fue el hecho de que cambió drásticamente su gusto musical. © Michelle

© Begin again / The Weinstein Company
  • Se puede adivinar por el lenguaje corporal y el estado de ánimo. Otra señal muy clara es cuando tu pareja llega a casa y va directo a la ducha aunque no esté haciendo calor, no va al gimnasio y no hace nada que requiera un esfuerzo físico. © The_Jenazad
  • Me pidió arreglar algo en su iPad… Encontré un correo electrónico con la confirmación de billetes de avión que compró para visitar a su exnovio en otra parte del país. © pmcanc123
  • Mi marido cambió su teléfono de nuestro plan común al de ella (su amante). El operador me envió un correo electrónico confirmando el cambio y la cuenta que incluía su nombre. Le pregunté y me mintió. La busqué en Facebook y resulta que acaban de celebrar el segundo aniversario de su relación. Nosotros acabamos de celebrar 8 años de matrimonio. © cowgirltu
  • Escribió sobre su infidelidad en su diario, nuestra niñera lo encontró, lo leyó y me contó. © brewless

© Pixabay
  • Él dejó su perfil de Facebook abierto. Sé que tengo que respetar su espacio personal. Pero tenía algunas sospechas, por eso – entré a sus mensajes. Por supuesto, encontré su conversación. © vmille14
  • Mi esposa intentó marcarme y no colgó el teléfono cuando se encendió el buzón de voz. Ella accidentalmente grabó un mensaje de voz de 3 minutos en el que se escuchaban ella y su amante hablando mal de mí y ella diciendo que era mucho más feliz con él. En ese momento, yo estaba en casa con nuestros hijos, pensando que se ella se encontraba a 3 mil kilómetros cuidando de su padre moribundo. Dos años después, estamos divorciados y su padre aún sigue vivo. © NorthMahkato
fuente