Web
Analytics

Adriana Abenia, otra famosa que explota cuando le han preguntado por su maternidad

Se puede hablar más alto, pero no más claro. La presentadora se ha despachado a gusto en su blog contra los que, continuamente, le preguntan que cuándo va a ser madre. Adriana reconoce que la maternidad “le da pereza” y denuncia el acoso y derribo que sufren las mujeres en este tema por parte de la sociedad.

“Basta ya de vendernos a las mujeres que sólo teniendo hijos alcanzaremos el Nirvana. Desde que me casé en diciembre del 2015, un goteo incesante de medios, con la mejor voluntad, me pregunta siempre lo mismo, al igual que nuestros amigos más cercanos. Tanto énfasis en algo que no debería constituir una obligación, mucho me temo que puede acabar en una aversión hacia esa etapa que nos venden como imperdible y maravillosa, la de la maternidad”. 

La periodista opina que tener hijos es un gran sacrificio que no todo el mundo está dispuesto a asumir: “Tener un hijo implica sacrificar muchas parcelas de la vida de la que soy muy celosa en estos momentos; y aunque algunos me juzguen por ello, cada uno resuelve su vida como mejor le parece”

Adriana también se queja de que, cuanto más la presionan, menos ganas tiene de quedarse embarazada: “Y cuanto más me imponen las circunstancias de la vida y me apremia el paso del tiempo, más reparo en la cara de cansancio de los padres al arrastrar el carro por las aceras, más cansino me resulta el llanto de un bebé que no es el mío y más consciente soy de lo rápido que pasa la vida cuando te embarcas en ese nuevo ciclo de la misma, que debería ser más una opción que una imposición”

Esta polémica entrada en el blog de la presentadora, que le está costando muchas críticas en las redes sociales, es su manera de defender a su compañera Samantha Villar, que en unas declaraciones recientes dijo que existe “un relato único de la maternidad como un estado idílico, que no coincide con la realidad y estigmatiza a las mujeres”.

“Cuando dices no querer tener hijos, ese debería ser el fin de la conversación. Bravo, Samanta, por normalizar lo que muchas madres piensan y no se atreven a decir”, finaliza Abenia.