Web
Analytics

Chicote abandona por primera vez un restaurante y su dueña acusa al programa de farsa: “No es verdad”

8588_2014022421022683599

El cocinero encuentra su propia pesadilla en el último programa 

Ha pasado en la última entrega de ‘Pesadilla en la cocina’, el chef Chicote se trasladó a Zamora para ayudar a la propietaria de un restaurante que no estaba atravesando su mejor momento. En una primera toma de contacto, la mujer le explicó al cocinero que su principal problema era con el personal que contrataba: “Pasa mucha gente por aquí, porque no reúnen las condiciones de servicio, presencia y actitud que yo pido”. Y es que el carácter de Sole era de agárrate y no te menees. Llegó un punto en el que el presentador le tuvo que llamar la atención por las peleas a gritos que mantenía con los camareros del local, y que incomodoban a los clientes: “Generas un ambiente que los clientes no pueden soportar. Te falta de empatía y tu actitud es despota”. 

Tras la reforma del restaurante, el equipo se puso manos a la obra para la reapertura, pero todo saltó por los aires después de la enésima pelea entre el cocinero y Sole. “Si quieres me voy ya”, le dijo el chef. “No voy a decirte que no”, contestó Sole. “Hasta luego, pásalo bien, aunque con esa cara no creo que lo vayas a conseguir”, finalizó Chicote antes de abandonar para siempre El Cafe de Zamora. 

chicote-kz3-u21192413686dtf-575x323ideal

Antes de hacer las maletas, Chicote explicaba a cámara lo sucedido, por primera vez en el programa: “Me voy con la satisfacción del trabajo bien hecho. Pero, donde no me quieren, ya se que me tengo que ir. Lo siento por el equipo y por Sole, porque como no cambie no va a servir de nada lo que he hecho”. 

Pero no se ha quedado ahí la cosa, y ahora Sole ha desmentido al televisivo chef en una entrevista concedida a ’20minutos’ en la que afirma que todo es un montaje del programa: “Se grabó hace justamente un año. Entre el 21 y el 26 de noviembre. Tal día como hoy estarían con la reforma. Hicieron la reforma, mal hecha pero la hicieron, fue una chapuza, pero la hicieron. El local dio un cambio”. 

379477-240-180

La dueña del Café de Zamora tiene una versión completamente diferente de los hechos: “Es mentira si dicen que no acabó el programa. Hay una secuencia en la que hablan con el cocinero y se ve que lleva puesta la ropa que le dio Chicote para la reapertura. ¿Que Chicote se fue por la puerta falsa conmigo? Por supuesto, porque yo no entro al trapo con cosas que veo que son intratables. Con eso ya digo bastante”. 

Sole asegura que el programa de cocina ha falseado los datos, y que la han pintado a ella como la mala de la película: “Decir que yo despido a 25 personas en tres meses no se ajusta a la realidad, por lo que he visto en la secuencia eso lo dice el cocinero, forzado por ellos”, acusa, y matiza: “¿Que pasan empleados por mi negocio? Por supuesto, pero si son negativos para mi negocio…” y añade que los que lo han pasado realmente mal han sido sus empleados: “Los empleados sufrieron las consecuencias del programa. La cocinera quedó tocada.  Cuando vio los resultados de su aportación como persona al trabajo se vio tan mal, tan incapacitada, que cuando se quitó el gorro el segundo día de la grabación, antes de la inauguración, dijo ‘Dios bendito, que yo haya podido sola con cincuenta personas y que con dos personas en cocina no hayamos podido con veintiséis…’. Fíjate la tensión que se podía crear”. 

Para finalizar, la propietaria de El Café de Zamora pedía respeto, un respeto que según ella le faltó el popular cocinero: “En verano tengo hasta nueve personas a mi cargo, nueve familias a las que doy de comer, y eso se merece un respeto”