Web
Analytics

Dani Rovira desvela cómo se enteró de que tenía cáncer: “El chivato fue un doble bulto en la clavícula”

Dani Rovira no es solamente el actor más querido de España. Después de que hace seis meses llegara a su vida un cáncer, se ha convertido en un referente para muchos. Un ejemplo de superación ante la adversidad, y en una lección que nos enseñó que el humor y el amor lo cura casi todo.

También la medicina, por supuesto. Porque no se habría curado de este linfoma de Hodgkin sin el trabajo de Eduardo García Rico, Carlos Macías, Mamen Rubio y Emilio Sánchez, su equipo médico.

Y una vez pisada la meta, ha hecho balance y ha compartido con sus seguidores su experiencia. De esta manera, a la persona que le escuche al otro lado le llegará esa energía positiva que tanto sirvió al humorista en su lucha contra “el bicho”.

Desde Grecia, donde ha experimentado “la vuelta al trabajo más maravillosa” de su carrera después de afrontar el rodaje de una coproducción europea, el protagonista de Ocho apellidos vascos conectó en directo con la Fundación Josep Carreras. El objetivo de esta organización es conseguir “que la leucemia sea, algún día, una enfermedad 100% curable”.

Cabe destacar que cada año 10 mil personas nuevas son diagnosticadas del mismo linfoma que Rovira, ya que se trata del cáncer más prevalente de la sangre. Pero, ¿cómo se enteró Dani de que formaba parte de ese grupo?

“El chivato fue una especie de doble bulto en la parte de la clavícula. Mi mejor amiga es médico, pero por muchas fotos que le mandara nunca se sabe. Me dijo: “Si en una semana no remite, pueden ser mil cosas”. Muchas de las cosas no me las decía por no asustar. Parecía que iba agrandando”, confesó.

Por entonces llevábamos dos días desde que se declaró el estado de alarma. Ir a urgencias por un bulto parecía una locura, pero decidió salir de dudas. “Ahí descubrí el mediastino, que es como una especie de hueco dual que está en el esternón por donde pasa el sistema linfático y que tiene forma de huevo”, dijo. Gracias a eso logró pillarlo a tiempo.

Cómo vivió Dani Rovira su lucha contra el cáncer.

A él le sirvió el ejercicio —aunque “cuando no tienes fuerzas ni para levantarte del sofá es imposible”—, la comida sana y rodearse de la gente “básica pero imprescindible”. También fue clave, por supuesto, el sentido del humor, “intentar reírse de uno mismo”.

Ha destacado por supuesto que hay que dejarse mimar por su entorno, incluso dejarles que desdramaticen su situación. Y así, con todos estos ingredientes, logró llegar al sexto mes “sin ser un despojo”.

Que el diagnóstico de un cáncer coincidiese con una pandemia mundial no ayudó. Por eso el actor creó un cordón sanitario para evitar cualquier información de las que llegaban desde la televisión y las redes sociales. En su casa estuvo cuidándole su compañera de vida Clara Lago, y sólo veían Friends y Modern Family. Todas las temporadas.

Porque todo lo que infunde optimismo siempre funciona.