Web
Analytics

Dani Rovira emociona con la historia de lo que le ha ocurrido a su perro Buyo durante estas fiestas

Los perros odian los petardos: “lo que siente un perro cuando escucha un petardo es como un ataque de ansiedad o de pánico para un humano“, dice el presidente del Colegio de Veterinarios de Cádiz, Federico Vilaplana. “Sufren de forma desmedida cuando explota un petardo cerca de ellos… O lejos, ya que pueden sobresaltarse por petardos a 500 metros“, añade Vilaplana.

El principal problema es la desarrolladísima capacidad auditiva de los perros: “Muchas personas tienen miedo a los petardos, sin que hayan tenido una mala experiencia con ellos. Con los perros ocurre algo similar, pero multiplíquenlo por mil“, dice Santi Vidal, experto en comportamiento canino en una empresa dedicada a la formación de adiestradores. Sin embargo, hay gente que no se quiere enterar.

Dani Rovira, conocido amante de los animales y defensor de sus derechos, aprovecha cualquier ocasión para concienciar a sus seguidores sobre el trato ético que debemos darle a los animales. Esta Nochebuena ha compartido en Instagram la triste historia de su perro Buyo durante estas fiestas por culpa de los petardos.

“Antes de ayer casi le da algo a Buyo en la calle mientras lo paseaba. Si le pasa estando suelto en un parte, seguramente hubiera huido despavorido, con lo peligroso que puede ser eso para él y pata cualquiera. Cuando llegué a casa se puso a temblar, a jadear, hiperventilar e incluso vomitó.”

El actor prosiguió su mensaje con una llamada a la reflexión sobre el comportamiento de niños y padres durante estos días: “Algo deja de ser divertido en el momento en el que puede causar un trauma o herir a un ser vivo. Probad a jugar al pilla pilla, a las estampas, a leer un libro o a cualquier cosa que no haga daño“, dijo.

El mensaje no tardó en superar los 40.000 me gusta, que esperamos que hayan servido para convencer a algún que otro aficionado a los petardos

 

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Fuente: elegímaldía