Web
Analytics

Desarrollan una mascarilla que cambia de color si la temperatura corporal supera los 37,5 grados

Una empresa alicantina acaba de patentar un tejido que cambia su color cuando aumenta la temperatura corporal.

Mientras algunas comunidades ya han vuelto al colegio, después de meses de clases virtuales, el control de los contagios sigue siendo un gran quebradero de cabeza. El retorno a las aulas ocurre en medio de un escenario incierto, marcado por unas cifras de contagio diario poco halagüeñas.

clipping 1EMSbf dfc6

A esto hay que sumarle el miedo de los padres a posibles brotes en los centros escolares. A pesar de las medidas de prevención anunciadas, tales como distancia social, toma de temperatura a todas las personas que entren en el centro, ventilación e higiene de manos constante, mascarilla obligatoria, la vuelta al cole se prevé complicada.

Pero en medio de este escenario, aparece una nueva mascarilla que podría ser de gran utilidad para detectar positivos. La ha patentado la empresa alicantina Colorprint Fashion, cuya sede se encuentra en la localidad de Muro de Alcoy. Después de varias pruebas, su uso ha sido homologado para ser utilizado en mascarillas higiénicas por parte del Instituto Tecnológico del Textil.

La clave del tejido es que no solo ha sido pensado para mascarillas, sino también para otros utensilios como pegatinas o pulseras. Cualquier cosa con el objetivo de poder detectar aumentos bruscos de temperatura.

clipping FaMfjk 987a

De verde a blanca.

Si bien la mascarilla es originalmente verde, cuando la temperatura corporal llega a 37,5 grados, comienza a cambiar a color blanco progresivamente. Además, su filtración bacteriana, según los creadores, es del 98%.

Así, el hecho de que el propio tejido sea el indicador de que la persona tiene fiebre sería clave a la hora de detectar posibles positivos. No solo la recomiendan para el colegio, sino también para otros espacios cerrados en los que pueda circular el virus, como en el transporte público o en oficinas de trabajo.

En Colorprint aseguran que desde el inicio de la pandemia han dirigido el grueso de los esfuerzos de la empresa a crear textiles innovadores que tengan la capacidad de ofrecer soluciones reales para la crisis sanitaria.

Y a ti, ¿qué te parece esta idea?