Dos jóvenes, a la espera de un injerto de piel, después de abrasarse en un autobús de Madrid

Patrocinados
 

Según ha relatado la madre de una de las jóvenes afectadas a El HuffPost, como cualquier otro día su hija se dirigía a la universidad en autobús, la ruta 185 que va de Madrid-Algete. Subió al vehículo y buscó un lugar en el que sentarse, que encontró “en la parte trasera del bus. Pero hubo un problema.

Apenas llegó a rozar el asiento“, ha relatado esta madre, le pareció que estaba “empapado de agua” y se cambió de lugar de inmediato. La cosa podría haber quedado ahí, una anécdota sin importancia de tantas que pueden ocurrirnos en el transporte público. Pero instantes después, cuando el autobús circulaba a la altura del Hospital de La Paz, comenzó a sentir que se quemaba.

Patrocinados

Enseguida comprobó que el líquido había abrasado y traspasado cazadora, pantalones, ropa interior e incluso las botas. Esa misma noche pusieron una denuncia.

Patrocinados

Al día siguiente por la mañana, otro joven, Paul Ztion, tomó el mismo autobús para ir al instituto. Como había bastante gente en el vehículo, se sentó en la parte de atrás. No tardó en notar el líquido, una sustancia “de color negro, pegajosa y viscosa“, y después de unos minutos comenzó a sentir que se abrasaba.

Decidió bajarse y acudir rápidamente a un baño. “La quemadura que tenía era bastante impactante y atípica, blanca y grande“, explica.

Ya en el médico, le comunicaron que posiblemente se trataba de una sustancia química abrasiva, y que le había causado quemaduras de tercer grado.

Al acudir a comisaría para denunciar lo ocurrido, se enteró de que había otra joven que había sufrido un incidente idéntico, en ese mismo vehículo. Los dos van a ser operados porque necesitan un injerto de piel.

En el caso de Ztion, desde entonces necesita curas a diario y ha tenido que dejar de ir a clase.

Las dos familias se guardaron la ropa de los jóvenes que entró en contacto con esa sustancia, con la esperanza de que la policía científica la recoja para analizarla. Por el momento, ni la policía ni la compañía de autobuses, Interbus, les ha explicado de qué sustancia se trata ni cuál es su origen.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Fuente: elegímaldía

Patrocinados