Web
Analytics

El abogado de Ana Julia desvela la sorprendente mayor preocupación de su clienta al entrar en prisión

Según se ha sabido durante el día de hoy, Ana Julia por lo visto no tiene contacto con ninguna otra reclusa, sólo con la presa de confianza que le acompaña 24 horas.

Uno de los principales objetivos del centro penitenciario en el que está recluida la asesina confesa de Gabriel es evitar que se autolesione, según La Sexta.

Así, el centro penitenciario ha tenido que aplicar el régimen más seguro y más duro de la cárcel: el de aislamiento. Un régimen que le impide comer con el resto de presas o salir al patio con ellas.

El periodista Manuel Marlasca ha entrevistado a Esteban Hernández y Beatriz Gámez, abogados de Ana Julia, lo que nos ha permitido tener más información sobre el estado de la asesina confesa de Gabriel.

A través de ellos se ha sabido que Ana Julia ya está más tranquila y relajada, actitud que probablemente responde a los ansiolíticos que le han suministrado. Y es que cuando llegó a la cárcel, según su letrado, estaba muy nerviosa y los servicios médicos le recetaron tranquilizantes.

Hernández por lo visto visitó el pasado sábado en prisión a Ana Julia por humanidad, “para prestarle apoyo y ver cómo se encuentra”, sobretodo “teniendo en cuenta que no tiene a mucha gente en España”.

En la entrevista ha reconocido que la principal preocupación de su clienta era “encontrarse con otras internas”, si bien “en prisión se relajan”.

“En la cárcel están mejor que en un centro de detención, en unos calabozos”, explicó el letrado, que recordó que la primera vez que vieron a Ana Julia “estaba en un estado de ataque de nervios que nos hizo muy difícil comunicarnos”.

No obstante, Hernández matizó que “es de suponer que con el protocolo antisuicidio se le administre ansiolíticos, lo que ayuda en ese trance”.

El abogado reconoció que tienen el trabajo más difícil posible, “por su repercusión mediática y lo dramático del asunto”. Si bien, aseguró que “tenemos la obligación de cumplir con nuestra obligación legal y deontológica”.

Asimismo, Hernández explicó que la decisión de colaborar con la Guardia Civil fue de Ana Julia, y que los letrados tienen una labor de asesoramiento técnico:

“Eso fue espontáneamente, ella dijo que quería declarar y así lo hizo.”

Este es el segmento completo:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.