El detalle que delató a Ana Julia al hablar sobre Gabriel y del que nadie se había dado cuenta hasta ahora

Patrocinados
 

Los expertos de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil —UCO— lo tienen cada vez más claro: el asesinato de Gabriel fue un “crimen perfectamente planeado” con antelación, y pensando cómo iba a deshacerse del cadáver del pequeño de tan solo 8 años.

Ana Julia acabó con la vida de Gabriel Cruz, el hijo de su pareja, poco después de secuestrarlo a media tarde durante el pasado 27 de febrero en Las Hortichuelas. La presunta asesina intentó despistar a los investigadores con pistas falsas como por ejemplo la de la camiseta interior hallada cerca de la depuradora, un extremo totalmente alejado de donde la asesina guardaba el cadáver del pequeño.

Patrocinados

Pero según se está sabiendo ahora, la mujer detenida despertó recelos entre los investigadores desde el principio por sus sobreactuaciones y protagonismo, no solamente por el asunto de la camiseta.

Sus “hiperreacciones” —”pasaba de mostrarse muy afectada con los familiares a la frialdad total”—, sus “comentarios gratuitos” —”daba explicaciones que nadie le había pedido”—, o sus “sobreactuaciones” ante los medios de comunicación —”irrupciones en plano con besos a su pareja y padre del niño; declaraciones a las televisiones quitando importancia al hecho de que ella hubiese encontrado una camiseta interior del pequeño en un lugar ya rastreado”—, la convirtieron en sospechosa.

Patrocinados

Todo ello sumado a un historial que se encuentra ahora desempolvando la Policía Nacional. En sus archivos en Burgos también aparece indicado un cuadro de “excitación nerviosa” que impidió tomarle declaración el día que murió su hija de cuatro años, al caerse supuestamente por una ventana de doble hoja.

Hay también denuncias puestas por ella contra su pareja en Burgos “por insultos y maltrato psicológico”, según fuentes policiales.

El caso ha sido tan mediático, y tan numerosas las apariciones de Ana Julia ante las cámaras, que repasando las imágenes la gente se está percatando de muchos detalles que antes habían pasado desapercibidos.

En una entrevista realizada por una reportera de El Programa de Ana Rosa, se puede ver como la presunta asesina entra en varias ocasiones en el plano tratando de calmar a su pareja. Mientras él se muestra angustiado, Ana Julia baja la mirada varias veces y se presenta muy nerviosa —desvía varias veces su mirada hacia la ventana que tiene detrás de ella.

Posteriormente, cuando terminó la conexión, por lo visto insultó a la periodista Lucía Valero y dijo que no quería que volviera entrar en la vivienda.

Pero ha sido más comentada una entrevista Radio Galega, cuando el menor todavía llevaba poco tiempo desaparecido. Durante sus declaraciones, la mujer se contradijo al hablar de una recompensa que posteriormente resultó ser falsa, y aseguró que trataba a Gabriel “como si fuera su hijo”.

También hubo un llamativo lapsus: la periodista le preguntó sobre quién fue la última persona que vio al pequeño y Ana Julia respondió:

“Su abuela y yo. Salió, abrió la verja, y se fue a la derecha, a la izquierda que es donde está el pueblo, porque la abuela lo vio que iba con su cabecita por ahí andando.”

Seguidamente, le preguntó si pensaba que alguien se lo ha podido llevar, y al responder cometió un error de forma inconsciente:

“Como te decía antes, Gabriel se marchaba con sus amigos, y venía y decía: Ana, dame una manzana. Así que era un niño muy responsable, es, es un niño muy responsable.”

Una rectificación entre “era” y “es” que, días más tarde, resulta de lo más reveladora…

Aquí podéis escuchar el momento:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Patrocinados