Web
Analytics

«Ha sido lo más duro de mi vida»: Patricia Pardo se rompe y desvela el motivo que le ha llevado a marcharse

La presentadora de El Programa de Ana Rosa se ha sincerado.

Patricia Pardo, nacida en 1983 en Santiago de Compostela, es una periodista española que trabaja principalmente como colaboradora y presentadora de televisión. Pardo estudió en la Universidad Complutense de Madrid, y comenzó su carrera en el 2005 haciendo prácticas como redactora de Mediapro y ONO.

Desde hace diez años trabaja en El Programa de Ana Rosa, llegando a ejercer de sustituta de la propia presentadora durante el verano en la sección de sucesos del programa. En el 2019 realizó también varias sustituciones en la presentación del programa Ya Es Mediodía de Sonsoles Ónega, en la misma cadena.

Sobre su vida personal no se sabía mucho, pero recientemente la revista ¡Hola! publicó en exclusiva que Pardo había puesto fin a su matrimonio. El magacín anunció la separación de la periodista y el padre de sus dos hijas, tras no poder superar una crisis sentimental.

Pardo llevaba desde el 2014 casada con el policía Francisco Márquez, con el que tiene dos hijas de corta edad. Según la revista, la periodista y su marido comenzaron a replantearse su vida en pareja con el confinamiento y la llegada de la pandemia del coronavirus.

Pardo estuvo confinada desde antes de decretarse el estado de alarma, porque en el programa decidieron que parte del equipo debía estar protegido para poder seguir emitiendo si había un contagio en la redacción. De acuerdo con ¡Hola!, Pardo y su marido habrían tomado la decisión de manera amistosa y consensuada.

No fue hasta antes del verano cuando finalmente firmaron los papeles del divorcio y separaron sus caminos, sin perder el foco en los más importante que es el bienestar de sus dos hijas pequeñas. A pesar de trabajar en verano, Pardo tuvo unas semanas de vacaciones que aprovechó para visitar Galicia en familia.

«Ha sido lo más duro de mi vida».

Patricia Pardo es muy discreta a la hora de hablar de su vida personal, pero ha hecho una excepción ahora para hacer un balance de su 2021. En una entrevista en Lecturas se ha sincerado de lo que ha sido para ella «un año horrible», aunque en todo momento lo ha llevado con la máxima discreción.

Así, ha hablado por primera vez por voz propia de su divorcio. La periodista gallega ha decidido contar detalles sobre una situación que se le ha hecho muy dura, pero que en todo momento han llevado de la mejor forma posible por el bien de sus niñas.

Dar el paso de divorciarse «ha sido lo más duro de mi vida», ha confesado, aunque su trabajo e hijas le han ayudado a seguir adelante. Ahondando en este punto, ha destacado que tanto ella como Francisco Márquez se han tomado sus tiempos para hacer más sencillo el trance a sus hijas. La postura que en un principio tomaron fue la de no cesar de inmediato la convivencia.

«No lo pude hacer. Me separé, pero no me fui de casa al día siguiente. Tuvimos que buscar alternativas», explicó en la entrevista. Ahora, solo tiene buenas palabras para el exjugador de rugby: «Con él no puedo poner una pega, es muy buen padre, encantador. Hemos estado mucho tiempo juntos, he sido muy feliz con él y el mejor padre de mis hijas solo puede ser él», dijo la presentadora.

Asegura que ha querido contar su nueva situación para dar naturalidad a un proceso por el que pasan muchas parejas. Después de pasar un tiempo prudencial ha querido ofrecer su versión, además de adelantarse a los rumores que puedan aparecer con el tiempo: «Por si un día uno de los dos aparecía con otra pareja o a mí me preguntaban por mi marido».

No es el único divorcio.

Curiosamente, el divorcio de Patricia Pardo no ha sido el único que se produce en los últimos tiempos en el programa, líder indiscutible de las mañanas. Hace unas semanas se conocía también el divorcio de su compañero Joaquín Prat, que en su caso también se hizo público en septiembre.

El periodista, hijo del inolvidable Joaquín Prat, llevaba doce años junto a Yolanda Bravo con la que tiene un hijo en común de seis años. Comenzaron su relación en el 2009, poco después de que Prat se separase de su primera esposa, Paula González.

Su apretada agenda en los últimos años le hizo bromear sobre que podría pasarle factura. «Igual me cuesta el divorcio, porque estoy en la tele desde las once de la mañana hasta las nueve de la noche y apenas veo a la familia», llegó a decir en tono de broma. No se sabe si realmente la dedicación al trabajo ha sido o no el detonante del fin de su matrimonio.