Web
Analytics

La ciencia demostró que las personas que se reúnen a menudo con sus amigos disfrutan de una mejor salud mental y física

Encontrar a un buen amigo es difícil, pero es más difícil todavía conservar esa amistad según van pasando los años. Dicen las estadísticas que conocemos a unos 400 amigos en nuestra vida, pero solo 33 de ellos se quedan con nosotros en el largo plazo.

Lo cierto es que todas esas personas son importantes para nosotros, no solo para compartir con ellos los últimos acontecimientos o para hablar sobre las películas de moda, sino también para simplemente pasar el tiempo. Influyen en nuestra salud, y estar con ellos nos proporciona beneficios más importantes que simplemente reír un rato —que tampoco está mal—.

Te vamos a contar algunos de los beneficios que conlleva pasar tiempo con amigos. Ciertamente, después de leer esto, querrás verlos con más frecuencia.

Los amigos te ayudan, por ejemplo, a desarrollar la habilidad de ponerte en la piel de otra persona. Es una manera de volverte más empático y entender mejor a los que te rodean, que es lo que nos hace humanos. Simultáneamente, esta cualidad te ayuda a experimentar menos emociones negativas, lo cual es bueno para tu salud mental.

Puede que te sorprendas, pero los amigos también influyen en ti a la hora de evaluar visualmente las cosas. Es decir, pueden ayudarte a ver las situaciones molestas y los desafíos como amenazas menos importantes. Según un estudio, las personas que permanecieron en la base de una colina empinada con sus amigos calificaron dicho monte como menos peligroso, en comparación con los que estaban allí solos.

Pero, además, las relaciones sociales tienen un efecto positivo en la salud física. Un estudio descubrió que el IMC, la presión arterial y algunos otros indicadores eran peores en las personas que experimentaban soledad. Al contrario, el riesgo de sufrir inflamación era menor entre aquellos que tenían una vida social más activa.

Además, los amigos y las relaciones sociales fuertes reducen el riesgo de sufrir una muerte prematura. Las amistades pueden ayudar a reducir el estrés, y facilitan la supervivencia en tiempos complicados. El aislamiento y la soledad afectan a la salud de manera negativa, y conducen a sufrir de un estrés severo.

Este estrés te acompaña constantemente cuando no tienes personas cercanas, y puede ocasionar un deterioro de tu cuerpo.

Una ventaja más: los amigos ayudan a evitar la demencia. Según un estudio, las personas mayores que se sienten solas albergan un mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad, ya que las funciones cognitivas pueden empeorar cuando no hay relaciones sociales.

Además, los amigos ayudan al desarrollo del individuo y lo inspiran a mantenerse interesado por cosas nuevas y diferentes. Tampoco hay que olvidar que la comunicación con otras personas contribuye a que el cerebro se mantenga activo.

Por todo esto, es importante mantenerte en contacto con los amigos y verles todo lo que puedas. Así que deja atrás todas las excusas, libera tu agenda y pasa tiempo con tus seres queridos. Crea nuevos recuerdos, comparte alegrías y fortalece tus relaciones…. ¡verás cómo tu salud comienza a mejorar!

¿Con qué frecuencia ves a tus amigos? ¿Cómo pasáis el tiempo juntos?