Web
Analytics

Localizamos a Coral González, la chica del “Claro que sí, guapi” y estamos fliplando con su nueva imagen y su peligrosa nueva profesión

Hazme una rebajita“, “Claro que sí, guapi“, “Chic para mí, chic para mí, chic, chic chic…” Magia, ahora volvéis a tener la músiquita metida en la cabeza para todo el día. Ese fue el poder del anuncio de Chicfy, una aplicación para vender y comprar ropa que convirtió a su protagonista, Coral González, en toda una celebridad.

 

Una publicación compartida de Coral Gonzalez (@coral__g) el

La joven, de 21 años, confesó que no tenía ni idea de la dinámica del anuncio cuando se presentó al casting: “Solo me dijeron que era para una aplicación de ropa. No sabía ni que tenía que bailar ni que tenía dialogo. Cuando llegué allí ya me encontré todo el pastel“. ¡Y tanto!

La clave del éxito del anuncio residía, según la joven, en la frase irónica y en el baile como guinda:

“Esa frase tan irónica y un baile como guinda del pastel. Ya no me llaman por mi nombre, me llaman chic, chic.”

Todo empezó en este momento, así se vió el twerking desde detrás de las cámaras:

 

Detrás de cámaras en el anuncio #chicfy @chicfy 💄👠🎥 y que mejor que bailando y pasandomelo bien 😀🔝

Una publicación compartida de Coral Gonzalez (@coral__g) el

Coral nunca se volvió loca por la momentánea fama de un anuncio de televisión. La andaluza llevaba muchos años preparándose, dedicó diez años a la danza clásica y trabajaba como maestra de ceremonias de los espectáculos del Teatro Circo Price, para tirar todo esto por la borda con una mala decisión:

“La fama me favorece, pero no en lo que me quiero enfocar. He tenido muchas ofertas para programas de televisión, pero si me meto en ese sector tendría que dejar mi carrera. Creo que eso será mucho más tarde.”

Incluso se la llegó a relacionar con ¡Supervivientes! Pero la joven la rechazó porque esas historias no le convencían. Al menos, eso es lo que contó en Lecturas, donde explicó un poco las razones de su negativa.

 

Una publicación compartida de Coral Gonzalez (@coral__g) el

Es como si ya no fuera una persona. Soy una marca“, comenta en la entrevista acerca de la popularidad que le llegó de golpe con el anuncio de Chicfy y que le cambió la vida. Y aunque reconocía que le iba bien en la vida, confesaba que no lo ha tenido precisamente fácil… eso sí, la manera en la que lo relataba nos recordaba mucho a eso de “quejarse de vicio“:

“Este mundo no es fácil. Soy bajita y me han echado de castings por la estatura, por tener pecho, culo… ¡Es una pena!

(…) Me miran el culo, pero para eso lo tengo. Es muy bonito y lo muevo genial. El pecho también. Todo natural. Muevo el culo como lo hago y resulta que es un bombazo.”

Sea como sea, ella asegura que “siempre se ha refugiado en el mundo del baile” y ha confesado un drama familiar que le ha costado superar:

“[El baile] me hace olvidar los problemas, los que tenía cuando era pequeñita. Me he criado sin padre y eso te afecta mucho. La ausencia de mi padre me llevó a refugiarme en la gimnasia, la danza…”

Precisamente ese otro “refugio“, la gimnasia, estuvo muy cerca de llevarla a participar en los Juego Olímpicos de Londres, según ella misma contaba en la citada entrevista.

 

Una publicación compartida de Coral Gonzalez (@coral__g) el

Ahora hemos vuelto a conocer sus actividades profesionales a través de sus redes sociales, y su ocupación actual es fascinante, participa en un número circense en el que va esquivando los cuchillos que le lanza un especialista, el conocido Tyrone Laner. Desde luego esto si que es un reciclaje profesional en toda regla.

Ahora mismo el espectáculo está cancelado pero esperamos poder volver a disfrutar de nuevo de sus habilidades cuando acaben las restricciones provocadas por el COVID-19