Web
Analytics

Los titulares más machistas de los Juegos Olímpicos, que están incendiando las redes sociales

Las mujeres que participan en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro suponen el 45% del total de los atletas que compiten en Brasil este verano. Pero a pesar de que se encuentran en el nivel más alto de competición, no llegan a recibir el mismo trato que sus homólogos masculinos.

CpUb6U_WIAAxGKU

Sin ir más lejos, la Cambridge University Press ha analizado más de 160 millones de palabras de diarios, blogs y posts en redes sociales y el resultado es bastante claro: los hombres reciben tres veces más espacio o tiempo en la información dedicada al ámbito deportivo… pero es que, además, cuando se habla sobre las mujeres se acostumbra a mencionar también su situación civil —si son solteras o tienen pareja estable—, su apariencia o su edad.

Aquí tenéis algunos ejemplos especialmente llamativos del tratamiento que tienen las mujeres en los Juegos Olímpicos, y que sería difícil de imaginar para un hombre…

Así se han referido en Marca a la portero de Angola, Teresa Almeida:

 

Marca sigue cubriéndose de gloria:

 

La foto de Mireia que… bueno, mejor la veis. También Marca:

 

Y la respuesta del director del diario —ahora borrada:

CpLwHlvW8AApzfZ

Pero por ahí fuera, las cosas también están fatal.

La mujer sin nombre:

 

La mujer de un liniero de los Bears, ganadora de una medalla de bronce hoy en las Olimpiadas de Río.

 

Mujer, propiedad de un hombre que puede que conozcas, consigue algo por sí sola. De alguna manera.

Del mismo palo, Katinka Hosszú batió un récord mundial de natación… ¡PERO!

 

“Aquí está el hombre responsable de que su mujer se haya convertido en una nueva nadadora…” ¿EN SERIO, NBC?

 

Espera, ¿qué acabo de ver? Hosszu destroza el récord mundial, y NBC enfoca a su marido entrenador, “y aquí está el hombre responsable de su actuación”.

Y es que…

 

CpPJUj0XEAA4-Kg

CpPJU6SXYAA1c8G-1

CpPJViCXYAAJRkt

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Más machismo, de hecho es quizás lo más guarro que vas a ver en mucho tiempo: así es la oferta de trabajo más despreciable de la historia.

Vía Elegí mal día.