Web
Analytics

«Oscar no fue» La Guardia Civil revisa el video del funeral de Esther López y saca conclusiones

La Guardia Civil ha aprovechado el funeral de Esther López para seguir investigando

Cientos de personas se congregaban el 9 de febrero en la iglesia de Traspinedo para dar el último adiós a Esther López. De esta forma mostraban el apoyo a su familia y hacían más llevadera su pérdida. Pero a la policía no se le escapa que los posibles responsables de su muerte podrían haber estado allí entre los vecinos de este pequeño pueblo. Por este motivo se observó la presencia de guardias civiles uniformados, mostrando además del apoyo de todo un Cuerpo a esta familia que estará eternamente agradecida por el sacrificio, que la investigación sigue abierta y que este acto es también una oportunidad para seguirla.

Mientras el clero oficiaba la misa y los vecinos de Traspinedo mostraban su dolor, varios miembros de la Guardia Civil hacían su trabajo. La observación en este tipo de actos se ha convertido con el paso de los años en una herramienta extremadamente útil para los investigadores.

Durante el funeral de Esther confirmaron la presencia de Luis, el joven que la recogió en su casa el día de su desaparición sobre las ocho de la tarde para ver con él un partido de fútbol en ‘La Maña’. Su comportamiento durante la investigación, su coartada y su reacción tras la desaparición de su amiga y sobre todo tras el hallazgo de su cuerpo es considerada dentro de la «normalidad», sin embargo aún permanece en la lista de más de una decena de nombres de personas de interés según los investigadores.

Los investigadores descubrieron a personas desconocidas para ellos tras haber examinado el entorno de Esther López durante más de 20 días. Los agentes también vieron a algunos viejos amigos, algunos de Valladolid, o simplemente personas desconocidos para la familia. En esos videos hay individuos cuyo comportamiento ha sorprendido sin entrar en detalles, y que van requerir una profundización.

Oscar, la última persona que vio a Esther antes de que desapareciera, no asistió al funeral de su amiga, un dato que no lo incrimina en absoluto. De hecho, el hombre ya recibió asesoría legal para salir lo menos posible de su casa ya que fue el último en verla con vida. Su ausencia, por tanto, puede no resultar sospechosa según estas fuentes.

Un equipo de agentes ha revisado minuto a minuto todo lo sucedido durante el funeral. Si alguien hablaba a la familia, si notaban especial confianza tras dar el pésame. Miguel y Chus, los padres de Esther, asistieron con mucha serenidad a la despedida de su hija y aún recuerdan perfectamente lo que les dijo cada persona en cada momento de aquel día ya inolvidable para ellos.