Web
Analytics

Recoge a un niño del cole que no era su hijo porque tenía las gafas empañadas por la mascarilla

Es el nuevo drama que están viviendo todas las personas que usan gafas en plena pandemia, la condensación por la diferencia de temperatura entre el cristal y el vaho que exhalamos convierte nuestra visión en absolutamente imposible en determinadas circunstancias. Si no que se lo digan a Rubén García de Lorca (Murcia) que sufrió un gran percance el pasado sábado.

Rubén llegó muy apurado a recoger a su hijo de 3 años a la escuela infantil y con las gafas completamente empañadas, las cuidadoras que estaban ese día eran las suplentes y no conocían del todo a los padres y los niños, así que fue el propio Rubén el que señaló el niño que era su hijo, cometiendo un error fatal, ese no era su hijo. Al darse cuenta ya en casa volvió apresuradamente a la escuela y entregó el niño a sus verdaderos padres. Finalmente todo ha quedado en una divertida anécdota.

Esta es una noticia satírica con el único propósito de pasar un buen rato, pero vivimos en un mundo tan raro que estamos seguros de que acabará pasando.