Web
Analytics

Rosa López deja sin aliento a sus seguidores al contar lo que le hicieron en el velatorio de su padre

Rosa López, en el centro de los focos tras su última confesión.

En los últimos días Rosa López ha acaparado titulares por dos motivos muy diferentes; el primero, su testimonio de cómo el sobrepeso afectaba a su vida. Según contó la cantante, a raíz de su paso por Operación Triunfo y de una dieta muy sana y la práctica de deporte, consiguió perder 40 kilos.

El segundo motivo, por las informaciones que apuntaron a su posible boda secreta con su pareja, Iñaki García. Rumores que surgieron después de que compartiera una imagen en sus redes sociales con un vestido que parecía de novia.

Algo que Rosa ha desmentido en la entrega de los premios Pumm, celebrados en Madrid hace unos días. «Yo no estoy casada ni me voy a casar», dijo con su mejor sonrisa. La cantante explicó que simplemente posó con un diseño de novia de un diseñador amigo suyo. «Ya la hemos liado», dijo entre risas.

Por el momento, Rosa no tiene planes de boda a la vista: «no hay intenciones porque estoy tan feliz que ni me acuerdo de casarme. Lo veo tan maravilloso y estoy tan feliz que ni casarme supera eso», reconoció.

En el momento más dulce de su vida, Rosa aseguró que «estoy tan feliz que me da miedo que se rompa si me emociono demasiado». Además de en el amor, está triunfando en su carrera musical. Además de estrenarse al frente de las Campanadas en Trece, agradeció emocionada el apoyo del público a su nuevo single, «Si no te vuelvo a ver».

Su momento más incómodo, durante el velatorio de su padre.

Sin embargo, los buenos momentos se mezclan con los malos. Rosa dio una conmovedora entrevista al periódico El País, donde contó algunas de las consecuencias que tuvo para ella convertirse en famosa.

Contó que, aunque ahora mismo no tiene nada que ver con la Rosa de hace 20 años, aún hay gente analizándola como la de hace años. “He luchado contra ese juego y para no dejarme mimetizar con un personaje, han pasado 20 años, lo normal sería crecer con el público. Pero la lupa solo se fija en la Rosa de hace 20 años, pobrecita, a la que hay que ayudar”, explicó.

Además, dijo que no lleva bien que comparen su carrera con la de sus compañeros. E ilustró su punto contando lo que le ocurrió durante el velatorio de su padre. “Somos unos morbosos y unos egoístas de cojones. Queremos que alguien lo pase mal para ayudarle, o que esté de puta madre para decir lo hijo de puta que es”, dijo.

“En el velatorio de mi padre me pedían autógrafos. ¿Eso es respeto? ¿Guerra? Ninguna, porque mientras yo no la quiera no la hay”, confesó Rosa, al borde de las lágrimas.

Además de por su música, Rosa se convirtió en noticia por desvincularse de su discográfica, algo que nadie entendió cuando ocurrió. Ahora, explica por qué tomó esa drástica decisión.

“Respeto mucho a la industria musical porque vengo de ahí y mi carrera es gracias a eso. Para estar en la industria tienes que estar en las radios, en los festivales, y yo me he sentido valorada como celebrity, no como artista”, dijo. En la actualidad, sigue en la música y presume orgullosa de poder dirigir su propia carrera musical.