Web
Analytics

Sandra —La isla de las tentaciones— deja en directo a Tom por lo que ocurrió en su reencuentro con Melyssa

Tom y Melyssa no se veían desde hace cuatro meses.

La historia de Tom Brusse y Melyssa Pinto fue, sin duda, una de las que más dio de qué hablar en La isla de las tentaciones 2. Como recordarás, la pareja llegó al reality con la intención de resolver los problemas de confianza y celos que había en su noviazgo. De hecho, tenían incluso planes de casarse.

Sin embargo, Tom cayó en la tentación con una de las solteras, Sandra Pica. Después de una tormentosa ruptura con Melyssa que fuimos siguiendo capítulo a capítulo, Tom inició una nueva relación con Sandra, pero el fantasma de su ex siempre ha sobrevolado a la pareja.

De hecho, durante una comentada conexión en directo cuando Tom y Sandra participaron en La casa fuerte, el concursante se equivocó y llamó a su pareja con el nombre de Melyssa. El lapsus dejó a todos con la boca abierta. “Es que al verte a ti, Sandra Barneda, me he acordado de la isla”, dijo Tom para justificarse, pero el cabreo de su actual pareja fue grande.

La última vez que Tom y Melyssa se habían visto fue hace ya cuatro meses, en un emotivo y lacrimógeno punto y final a su historia de amor. Ahora, hn vuelto a verse las caras en el mismo plató.

Ambos acudían como colaboradores al primer debate de La isla de las tentaciones 3. Cuando Sandra Barneda recordó su paso por la isla y los recuerdos brotaron, Melyssa, muy serena, contó a la presentadora que había superado la ruptura pero que le había costado mucho.

“Me ha costado bastante y todavía a veces tengo algún recuerdo pero está superado. Yo creo que tengo un mecanismo de defensa y mi ser solo quiere que recuerde lo positivo de la isla porque lo que sentí me destrozó por dentro (…) Creo que cuando quieres a una persona no haces lo que él hizo. Hiciera lo que yo hiciera, eso iba a acabar pasando y no es mi culpa”, explicó la exparticipante.

El reencuentro de Melyssa y Tom lleno de miradas cómplices

La expectación era máxima y por eso, cuando Tom Brusse entró, se hizo en el plató. Sandra Barneda y todos los colaboradores estaban expectantes por ver qué ocurría, pero lo que no imaginaban era que se mirarían y empezarían a reírse tontamente. Melyssa lo justificó diciendo que eran por los nervios de la situación, pero muchos vieron en sus miradas algo más.

Tom estaba muy nervioso, y le costaba expresarse. Dijo que ver su paso por La isla de las tentaciones le había removido mucho, y que desde hacía tiempo se había dado cuenta del daño que le había hecho a Melyssa. Por eso, le pidió disculpas públicamente: “No me arrepiento de lo que hice pero sí de la manera. Te quería pedir perdón por el daño que te hice porque no te lo merecías”, dijo.

Melyssa llegó a reconocer que no ha perdonado a Tom y que sigue guardando rencor. De hecho, le propinó varios zascas, aunque estaba claro que había buen rollo entre los dos.

Por este motivo, Sandra Pica, novia de Tom, entró por videollamada y anunció en directo que le dejaba. “Al final ves o esperas cosas u otras reacciones. Yo cómo está él ahí no es lo que yo veo en casa. Estoy cansada de este tema porque para mí es pasado. Si para ellos no, que cada uno haga su vida. Ella, él y yo por separado porque estoy cansada”, dijo tajante.

A Sandra le molestó, y mucho, la complicidad de Melyssa y Tom. Para la barcelonesa era “una falta de respeto” que su novio tuviese esas miraditas con su ex. Aunque dijo que no quiere que se lleven mal, esperaba que Tom tuviera otro comportamiento.

Sandra reveló entonces que está viviendo en un piso nuevo con Tom, al que se han mudado hace unos días, y que estaba esperando a que llegase para largarse de casa. “Se acabó”, dijo.

Tras el estallido de Sandra, el de Marrakech declaró que le gustaría tener una amistad con Melyssa porque se lleva bien con todas sus exnovias. “Me gustaría que te quitaras el trauma de Melyssa”, le dijo a su novia. “Me lo he quitado esta noche, ya está”, sentenció Sandra.

Por su parte, Melyssa se mantuvo atenta a la escena y tuvo un tenso intercambio de palabras con Sandra diciéndole que no le “debe nada”. Ella dijo que en conversaciones ajenas no se metía, pero muchos colaboradores como Kiko Matamoros estaban seguros de que estaba “encantada” con lo que ocurría.