Web
Analytics

Sus fans preocupados. Iker Jiménez saca a la luz el infierno que está viviendo por hablar de dos casos muy delicados

Iker Jiménez, que se hizo conocido como presentador de ‘Cuarto Milenio’, no evita la polémica y siempre que puede asume los riesgos que sean necesarios para llevar los mejores contenidos a su audiencia. Este año, con su cobertura de la pandemia del COVID19, ha estado expuesto mucho más, si cabe, a las críticas de sus numerosos detractores, que también los tiene.

En una de sus últimas publicaciones en redes sociales, el periodista ha confesado algo que ignorábamos, y es que durante las últimas semanas ha estado sometido a unas inquietantes advertencias: “A todos los que de buena voluntad me dicen que ‘no toque ciertos temas’ que no se preocupen. Estoy para preguntarme por todo con libertad. Y para que se debata en casa. A los que me dicen que ‘apareceré en una cuneta’, pues sinceramente, espero que no llegue la sangre al río”, advertía Jiménez intentando quitar hierro.

Y es que en sus últimos programas, el vitoriano ha estado tratando temas especialmente delicados, como el crimen de Alcàsser o el asesinato de los marqueses de Urquijo, algo que ha hecho que sus fans se preocupen por su integridad física. Pero lejos de achantarse el comunicador ha asegurado que seguirá tratando estos temas e intentará llegar al fondo de cualquier investigación por muy delicada y peligrosa que sea.

En las últimas horas Jiménez volvió a compartir en Twitter un nuevo alegato: “Siempre me ha interesado saber de qué asuntos no se puede ni hablar. Ni hacer mención. Y si se hace, aténgase uno a las consecuencias. Pero siempre creí que este era el oficio. Tocar esos temas en tv me y nos enseña sobre la libertad y el sistema temeroso en el que vivimos”.