Web
Analytics

Última hora: sale a la luz lo que hizo Ana Julia antes de matar a Gabriel, y lo cambia todo

El juez Rafael Soriano, titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, dictó prisión incondicional para Ana Julia Quezada, autora confesa de la muerte del niño de ocho años Gabriel Cruz.

Soriano apunta que la mujer aprovechó un momento en el que sabía que iba a estar a solas con el niño y que su abuela no lo iba a controlar, “para mediante engaño o promesa de devolverlo prontamente a jugar con sus primos, trasladarlo hasta la finca de Rodalquilar, lugar apartado y aislado, en el cual tranquilamente poder llevar a cabo su macabro plan criminal”.

Allí, prosigue el auto el relato de los hechos, la mujer mató al pequeño asfixiándolo con sus manos. Posteriormente le desnudó parcialmente y trasladó el cuerpo al jardín, donde “previamente había hecho un hoyo con una pala, enterrándolo a continuación”.

El hecho de que Ana Julia hubiera cavado el hoyo para enterrar a Gabriel antes de matarlo deja claro que la acusada cometió un crimen premeditado.

Según se explica en el auto, la mujer lo tenía todo pensado y actuó sabiendo lo que hacía. “Ana Julia aprovechó un momento temporal en el cual sabía que se iba a encontrar a solas con el niño, y que la abuela paterna no lo iba a controlar”, aseguró el juez.

“Asfixiándolo con sus propias manos hasta provocar su muerte, desnudándolo parcialmente y trasladándolo hasta el jardín, lugar donde previamente ha hecho un hoyo con una pala, enterrándolo a continuación”, es lo que se puede leer en el auto.

El juez añade que su culpabilidad es evidente, y no solo por su confesión, sino también por las pruebas “abrumadoras” con las que los investigadores han dado. Elaboró una coartada, “dio una falsa apariencia de preocupación por la desaparición” del niño y se lo llevó mediante un engaño.

El juez ha hablado también de una escalofriante grabación que realizaron los investigadores el día en que Ana Julia fue detenida con el cadáver del niño en el maletero de su coche: al parecer se la puede escuchar en el coche insultando al niño, ya fallecido.

Por todo lo que expone en el auto, el juez acaba concluyendo que “resulta presuntamente incuestionable la participación de la detenida Ana Julia Quezada en la muerte del menor y se infiere una malvada voluntad dirigida especialmente a asegurar la comisión del crimen”.