Web
Analytics

Una de las periodistas que informó sobre el “caso Arny” pide perdón a Jesús Vázquez, y así responde él

El presentador se rompió al contar cómo mintió a su madre sobre el caso para que muriese en paz.

Jesús Vázquez fue el invitado de Bertín Osborne en el programa más reciente de Mi casa es la tuya. Y el televisivo se abrió en canal, recordando alguno de los momentos más duros de su vida. Por ejemplo, recordó su infancia y el acoso que sufrió durante años.

Pero además, en uno de los segmentos más comentados, se sinceró al hablar sobre el episodio más difícil de su carrera: el caso “Arny”. En 1996 salió a la luz una presunta red de prostitución de menores producidas en un bar de Sevilla, que involucró a muchos famosos… entre ellos Jesús Vázquez.

“Hicieron sangre de gente inocente. Yo ni conocía el bar. Nunca estuve (…) Es una de las manchas negras de la justicia. Ahi estaba todo el mundo. No se puede montar algo así si no estaba todo el mundo implicado: la policia, la fiscalía… (…) En el juicio salían cosas que yo alucinaba. Unas cosas que daban mucho miedo. En el juicio salió todo (…) Salimos inocentes porque se demostró que todo era un montaje”, le explicó a Bertín.

Pero Jesús contó episodios que nadie había conocido hasta ahora. “Para que veas lo raro y siniestro que fue, llamaron por teléfono a la casa de mis padres y le dijeron a mi madre que tenía que ir al juzgado de Sevilla al día siguiente o que si no iban a proceder a una orden de busca y captura. No fue con una citación ni nada. Llamaron a las diez de las noche. Mi madre me llamó llorando”, explicó mientras no podía contener las lágrimas.

Tras tomarse unos segundos para recuperar la voz, Jesús prosiguió: “Yo me cogí un coche y me fui sin dormir a Sevilla. Yo le decía a la jueza que no había estado en ese bar, que se lo juraba y que le estaban mintiendo. Me dijo que tenía que dar 6.000 euros de fianza en ese momento o que entraba en prisión. ¿Tú te crees que se puede hacer eso según el testimonio de un yonqui? Al final encima se suponía que era para defender a menores de los monstruos. Pero al final sé que esos chavales siguieron en la calle, consumiendo drogas, prostituyéndose… No les importaban, iban a por nosotros”.

Aunque se declaró inocente a Jesús Vázquez, sufrió duras consecuencias personales. “En el juicio se desdijeron los chavales. Yo creo que les dimos pena. Delante del juez dijeron que les habían obligado a decirlo. ¿Quién? La policía. Todo quedó en nada”, explicó.

Entonces, el presentador reclamó a la justicia y pidió indemnizaciones, ya que se le cerraron muchas puertas a nivel profesional. “Fue una muerte profesional. No podía ir ni a un restaurante porque la gente me miraba como un asesino. Era muy injusto porque ninguno era culpable”, le dijo a Bertín.

Pero la cosa no terminó aún: Jesús se rompió al confesar que su madre estaba enferma de cáncer y que el caso le afectó tanto que empeoró. En sus últimos días, Jesús y sus hermanos tomaron una durísima decisión.

“Mi madre estaba destrozada. Como ya veíamos que se iba, tuvimos una idea muy chula: mentirle. Le quitamos la tele del hospital y fuimos los tres hermanos e hicimos un teatro diciendo que “¡ya está, ya se acabó todo!”. Y al día siguiente se murió, Bertín. Estaba esperando a que pasase. En el último momento lo hicimos bien pero los últimos meses de vida la hicieron sufrir mucho”, compartió muy emocionado.

Te pido mil perdones, Jesús Vázquez.

A raiz de la intervención de Jesús Vázquez en el programa de Telecinco, la periodista Mariola Cubells pidió disculpas a Vázquez en un artículo publicado en El HuffPost. En aquel momento, Cubells era reportera de uno de los programas que sirvió de altavoz a los muchachos que pusieron las denuncias falsas.

“Nunca le he contado esto que acabo de escribir, claro. Pero el otro día, cuando lo vi al borde de las lágrimas con Bertín Osborne recordando la tragedia que supuso para él y para su familia todo aquello, pensé que se lo debía”, escribió la periodista en el texto.

“Abandoné ese programa de mierda poco tiempo después, con claros y rotundos sentimientos de vergüenza y de culpa, tras muchos momentos letales como ése”, dijo. Sin embargo, “nada superará nunca la periodista, la persona de mierda que fui aquel día”.

Horas después de la publicación del artículo, el presentador ha querido contestar a Cubells en su propio perfil de Twitter: “Querida Mariola acepto agradecido tus disculpas. No siento rencor en mi corazón. Es lo que me ha permitido seguir viviendo en paz”, dijo.